¿Cómo son los piojos?

32

Los mitos y los hechos.

Los piojos son insectos que se encuentran en los humanos - en la cabeza, el cuerpo y en el pubis. Los piojos de cada zona tienen su propia forma y sobreviven en ambientes distintos aunque todos se alimentan de sangre humana y dependen de nuestros cuerpos para calor y humedad. Los piojos de la cabeza, o pediculus humanus capitis sobre los cuales trataremos, no se trasladan de su ambiente original.

4
5
Proporción entre la cerilla y los piojos
Un piojo

Tienen una longitud de entre dos y tres milímetros y son negros y alargados. Se transmiten por contacto directo de los cabellos - no saltan ni vuelan, ni se encuentran en los animales domésticos ni en la hierba .

El picor que se asocia con los piojos es debido a que se alimentan seis veces al día y que la saliva que inyectan para facilitar esta labor es irritante. Los piojos viven entre 16 y 30 días y las hembras ponen unos 150 huevos o liendres durante su edad adulta. Estas liendres son ovaladas y traslúcidas y se encuentran a medio centímetro del cuero cabelludo. Poco a poco se vuelven blancas y eclosionan después de una semana. La ninfa tardará otra semana en hacerse madura. Las liendres miden un milímetro y a veces se confunden con la caspa. Se diferencian en que la caspa se desprende fácilmente al remover los cabellos, mientras que las liendres, incluso vacías, permanecen firmemente pegadas al tallo de cada pelo mediante una sustancia parecida al cemento que es muy difícil de disolver.

La infestación por piojos es endémica en España (y en muchos otros países desarrollados o no). Desde los años setenta se ha observado un aumento en los casos siendo los niños de edad escolar los más afectados. El tipo de pelo es determinante ya que la incidencia es más alta entre la raza blanca y la oriental, y más baja entre la raza negra.

Estos parásitos no transmiten enfermedades y no presentan en sí mismos ningún riesgo para la salud pública. Sin embargo lo que sí es preocupante es la alarma social que crean y que está ocasionando un estrés para muchas madres y la pérdida de mucho tiempo y dinero.

Lo realmente peligroso es la cantidad de productos químicos o pediculicidas que se están echando en las cabezas de muchos niños indiscriminadamente y que sí representa un serio problema para la salud. Los piojos de la cabeza afectan a todos los estratos sociales y es incorrecto circunscribirlos únicamente a poblaciones marginales. Lo cierto es que los champús normales y el agua no los eliminan . En todas las clases sociales hay niños menos atendidos que otros que pueden actuar como foco de difusión.

Se considera también que es en los colegios donde hay más probabilidades de tener piojos cuando la realidad es que nuestros hijos tienen las mismas posibilidades de sufrir una transmisión por medio de un amigo cercano a la familia. No hay que olvidar que los brotes de pediculosis son muy típicos durante las vacaciones de verano. Los niños juntan las cabezas más durante las horas de juego que de estudio y evidentemente pasan más tiempo jugando fuera del colegio. (Por esta razón hay menos casos de pediculosis entre los niños más tímidos y menos sociables)

Muchos padres consideran a los colegios como los únicos responsables de los "contagios" cuando lo cierto es que somos nosotros, los padres, quienes tenemos que vigilar y proteger más de cerca nuestros hijos. El colegio no tiene la obligación de tener personal sanitario dedicado a inspeccionar todas las cabezas, pero en cambio sí de proporcionar a los padres consejos y una información completa (si se solicita) y de tomar medidas cuando se sepa que un niño está actuando como foco de difusión. (Estos niños suelen tener liendres blancas en abundancia a varios centímetros del cuero cabelludo).


TRATAMIENTO

¿Cómo acturar frente a una infestación?

Al identificar un piojo vivo o liendres a menos de medio centímetro del cuero cabelludo hay que actuar inmediatamente . Existen varios métodos para la eliminación de piojos y sus liendres.

• Uno de los tratamientos más tradicionales es el vinagre. No es 100 por 100 efectivo, pero sirve para soltar las liendres. No se debe emplear el mismo día que se emplea un pediculicida y conviene aplicarlo cuando el pelo esté seco. Se sienta al niño en la bañera y se aplica al pelo seco una mezcla caliente de vinagre de manzana y agua a partes iguales. Hay que comprobar primero la temperatura de la mezcla para que no queme y tomar precauciones para que el liquido no llegue a los ojos. El niño se debe cubrir bien la cara con una toalla pequeña, especialmente los ojos. Después de aplicar la mezcla se le pone al niño un gorro de plástico y en su defecto se le envuelve la cabeza con una toalla inmediatamente después de aplicarle el líquido para absorber el exceso. Se deja actuar el vinagre un par de horas. Recomendamos el vinagre como tratamiento de apoyo y repetirlo dos veces a la semana durante un mes.

1
Los champús normales no eliminan a los piojos

• Si no quieres aplicar vinagre (tu hijo puede haber tenido una mala experiencia anteriormente con este método si el vinagre se le ha introducido en los ojos) puedes usar el método del suavizante o metodo manual . Lava la cabeza de tu hijo con un champú normal aplicando a continuación una importante cantidad de suavizante. Esto ayudará a que se queden inmovilizados los piojos y que se agarren peor al pelo. Le colocas una toalla, preferiblemente blanca, por los hombros y peinas el pelo normalmente.
A continuación se divide el pelo en ocho tramos sujetos con pinzas y con un peine procedes a hacer una raya seguida por otra raya, cada raya a medio centímetro de la anterior. Examinas el cuero cabelludo y el primer centímetro del pelo. Vas sacando los piojos y las liendres manualmente, con el dedo índice y el pulgar. Los piojos que salen se pueden poner en un vaso de agua y luego tirarlos por el inodoro. Se pueden matar también partiéndolos con la uña del pulgar (con un piojo se oye claramente un clic que les distingue de otros insectos que pudieras encontrar en el pelo). La lendrera no es eficaz a la hora de sacar las liendres porque éstas están firmemente pegadas al pelo , la excepción es el nuevo peine anti-piojos-antiliendres de la marca ASSY con púas acanaladas . Para sacar las liendres también se puede utilizar unas tijeras finas para cortar cada pelo afectado. Otra vez más insistimos en la necesidad de buena iluminación. Cuanto más corto tenga el pelo tu hijo más fácil será sacar los piojos y las liendres. Este método requiere tiempo y paciencia ya que es imprescindible revisar diariamente el pelo hasta eliminar todos los piojos y todas las liendres. Recomendamos que apuntes en la agenda el día en que encontraste el último piojo o liendre y que durante un mes sigas revisando cada tres días.

Wet combing (peinar con el pelo mojado) puede funcionar si hay poca cantidad de pelo o si el cabello es muy corto. Con un peine normal se quitan los enredos y a continuación con el pelo húmedo, se pasa la lendrera por cada mechón. Hay que peinar desde el cuero cabelludo hasta las puntas y examinar la lendrera antes de volver a introducirlo. Es importante pasar la lendrera cada día durante un mes debido a que las liendres no salen con la lendrera.

Si decides emplear alguno de los muchos productos que se venden en farmacias debes buscar primero una buena farmacia y hablar directamente con el farmacéutico. Conviene también saber que los antiparasitarios más usados son los piretroides sintéticos debido a que no son tóxicos para el hombre. De éstos el más común es la permetrina pero los últimos estudios de Estados Unidos, concretamente en el Massachusetts Pesticide Analysis Laboratory, indican que los piojos han experimentado una mutación y que hay resistencia a la permetrina tanto en Europa, donde también se han hecho estudios, como en Estados Unidos. Con el Lindano también se están experimentando frecuentes resistencias y estos datos parecen explicar el aumento en los casos de infestaciones (y no que las empresas farmacéuticas sueltan periódicamente piojos en los colegios como han dicho algunos sin fundamento).

Uno de los últimos productos se deben aplicar por toda la cabeza y no hay que escatimar . A continuación recomendamos hacer un masaje por el cuero cabelludo para confirmar que el liquido está bien distribuido. La mayoría de los productos requieren una segunda aplicación a los diez días. Estos líquidos pueden ser inflamables y no es aconsejable el uso de un secador. Dado el problema de resistencias un producto que funciona un año puede no hacerlo al siguiente. No confíes totalmente en estos productos. El índice de fracasos es muy alto. Conviene comprobar también que los piojos que salen estén muertos (no mueven las patitas, ni se mueven de sitio al meterlos en un vaso). Es importante revisar las cabezas cada dos o tres días durante un mes. Recomendamos no encomendar el tratamiento a terceras personas salvo que podáis estar totalmente seguras de que van a entender y seguir las todas instrucciones.

El segundo tratamiento a los diez días es muy importante y recomendamos cambiar de producto y de componente. (No usar por ejemplo dos veces seguidas permetrina, o dos veces seguidas fenotrín). Las ninfas pueden nacer inmunes a un componente al entrar anteriormente la liendre en contacto con un producto y se puede reducir la posibilidad de un fracaso cambiando de componente. Los científicos recomiendan rotar.
Uno de los últimos productos que se vende en las farmacias es el peine eléctrico que detecta los piojos y los mata con una pequeña descarga eléctrica, pero dado que se tiene que usar con el pelo seco el piojo se puede escapar al otro lado de la cabeza y evitar la descarga.

Si decides utilizar una esencia de herbolario recomendamos rebajarla un 50% con aceite de oliva ya que las esencias en su estado puro también pueden ser perjudiciales para la salud. Lamentablemente son muy caras, pero usadas correctamente pueden ser una buena opción.
La asociación AGORA del Reino Unido ha hecho unos estudios sobre los aceites esenciales y de los 29 aceites que estudiaron en busca de uno que matase tanto las liendres como los piojos encontraron dos. El aceite esencial de orégano y el aceite esencial de anís. (La lavanda inglesa dio malos resultados). La receta que sugieren estos biólogos es la siguiente: ‘Se mezclan diez gotas de aceite esencial de orégano (o de anís) con 50 ml de alcohol de 40º. Se hace un masaje por todo el cuero cabelludo con esta mezcla y se deja toda la noche. Después de lavar el pelo normalmente se mezclan dos gotas del aceite esencial con 100 ml de 50:50 vinagre y agua y se hace el último aclarado con esta mezcla. Se peina bien el pelo para eliminar los piojos muertos y los se que están muriendo. A la semana se repite todo el proceso'. No recomiendan las maceraciones. Los aceites tienen que ser de buena calidad y nos han dicho que los que venden en las tiendas no suelen se buenos. El vinagre nos han explicado es porque el alcohol no mata las liendres. Recomiendan también el uso de aceite de oliva para frenar el desarrollo de las liendres. (No usar en ningún caso alcohol de 96º dado que quemaría el cuero cabelludo.)

Para el tratamiento hay que seguir tres reglas de oro: tratar toda la cabeza (y todo el pelo); revisar a continuación la cabeza cada tres días durante un mes, y no confiar al 100% en ningún sistema. Conviene recordar también que la probabilidad de fracasar se reduce si se eliminan todas las liendres manualmente. Es muy típico oír decir a las madres 'le han vuelto a pasar piojos' cuando lo más probable es que no se haya realizado adecuadamente el tratamiento (o se ha usado un producto que ha perdido eficacia) y que el niño siga con los mismos piojos. Por esta razón, aparte de las revisiones obligatorias, recomendamos un tratamiento de apoyo adicional , preferiblemente el de vinagre, unos días después del tratamiento inicial.

 


 

Copyright 2012